Funda Omar

32,00

Limpiar
SKU: N/D Categoría:
 

Descripción

Una funda, una historia

Thomas, conocido en Senegal como Omar, fue mi compañero de aventura africana en la construcción de una maternidad en Senegal, escenario dónde surgió el proyecto UKAT.

Originario de Camerún pero criado en Canarias desde muy pequeño, fue como mi hermano durante nuestra estancia. Esta funda es un homenaje a su nombre senegalés.

Un tejido, una forma de comunicación

La tela wax forma parte del día a día de los africanos, especialmente de las mujeres. Es un medio de comunicación no verbal, un símbolo de referencia cultural y de estatus en función de la calidad y del color del tejido.

Las telas wax (“cera” en inglés) reciben este nombre por su técnica de fabricación a través de un encerado por rodillos de cobre que permite una mejor fijación del color sobre el rollo de tela de algodón 100%.

El wax es el elemento protagonista de las fundas UKAT. Todas nuestras telas son elegidas y compradas en pequeños comercios de la capital y también del sur de Senegal.

¡Dale un poco de color a tu día a día con una funda africana UKAT!

Handmade in Senegal

El verdadero valor de la funda reside en su confección. Dierre, un joven sastre senegalés, confecciona nuestras fundas en el pequeño taller que él mismo se construyó en el pueblo que lo vio nacer.

Juntos diseñamos de inicio a fin las fundas de portátil con un recubrimiento interior que protege tu ordenador si lo quieres llevar contigo al trabajo, de viaje, o simplemente para tenerlo bien protegido.

Nuestras fundas están acolchadas para que las puedas llevar donde quieras.

El diseño es el resultado de un intercambio de opiniones y maneras de hacer entre Barcelona y Senegal, dando lugar a un accesorio que reúne las dos culturas.

Están disponibles en dos tamaños: 13 y 15 pulgadas.

La mujer, el motor hacia el cambio

Cambiar el papel que ocupa la mujer en la sociedad africana no es fácil. Son muchas generaciones en las que la mujer ha quedada relegada a un segundo plano, alejada de cualquier posibilidad de tener su propia independencia económica.

Afortunadamente, en Senegal, poco a poco se están produciendo pequeños cambios en las nuevas generaciones. Cada vez más niñas tienen la posibilidad de estudiar en el colegio y sueñan con ser médicos, profesoras…

Mujeres que han padecido matrimonios de conveniencia luchan para que sus hijas o hermanas pequeñas no tengan que pasar por lo mismo y puedan decidir su propio futuro.

Con la participación en el proceso de producción de las fundas por parte de estas mujeres luchadoras que están en riesgo de exclusión laboral, pretendemos ayudarlas a mejorar su situación y la de sus sucesoras. Queremos que la mujer ocupe el lugar que merece y que se reafirme como el eje motor hacia el cambio, la igualdad.